counter for blogspot

miércoles, 25 de junio de 2014

Suerte

Como ya anuncié en la anterior entrada, el tema del II Concurso de Microrrelatos Letras con Arte era "Soy feliz con...". Bien, pues esta fue mi propuesta.

Suerte
Cada noche, desde la primera, intenté ganar espacio en la cama. Al principio, dormía abrazada a la almohada, acurrucada a un lado. Poco a poco, conseguí que mis brazos ocupasen la otra mitad del colchón. Después, mis piernas. Años más tarde, me deshice de la almohada 
y extendí mi cuerpo entero sobre la cama.
Tuve suerte. Con el tiempo, su frialdad congeló mis lágrimas y fui feliz con su ausencia.

Crédito de la imagen

domingo, 15 de junio de 2014

II Concurso de Microrrelatos "Letras con arte"

Tras varios días sin aparecer por aquí, hoy me levanté dispuesta a robar minutos a otras tareas para dedicarlos a este mundo virtual. Cuál ha sido mi sorpresa cuando al revisar el correo me he encontrado un email con el fallo del II Concurso de Microrrelatos "Soy feliz con...", organizado por la Asociación Letras con Arte. No, no he ganado el concurso, pero el microrrelato que envié, titulado Suerte, ha sido seleccionado para formar parte de la antología del certamen, que ya está publicada y que espero recibir en breve. Sin duda, una buena noticia para empezar el día.

Crédito de la imagen

martes, 10 de junio de 2014

Encuentro en el I.E.S. Sierra de Yeguas

El pasado viernes, 6 de junio, tuve la suerte de volver como invitada a otro de los institutos en el que he tenido la suerte de trabajar: el I.E.S. Sierra de Yeguas, ubicado en la localidad malagueña del mismo nombre. A pesar de que hace ya tres cursos que pasé por allí, no sentí que hubiese transcurrido tanto tiempo. Bueno, casi, porque mis alumnos y alumnas han crecido, y mucho. La idea era presentar Siete puentes sobre el Sena y trabajar con los grupos de 3º y 4º de E.S.O. unos tallleres de creación literaria.


Tras el reencuentro inicial con compañeros y alumnos, comencé con el primero de los talleres. Les conté lo que para mí ha supuesto luchar por algo que desde siempre he sabido que quería hacer, mi experiencia y todas las decisiones que me habían conducido a estar de nuevo frente a ellos hablándoles de mi novela. Pero no quise extenderme en exceso, así que pronto empezamos a trabajar. Preparé varios ejercicios creativos en los que todos participaron activamente. Prueba de ello, un clásico ya en el blog, la trama fantástica de Gianni Rodari. Siempre me parece interesante que sean ellos los que aporten, en un momento, los diferentes ingredientes de una narración y poder darles cabida en este espacio. Recuerdo las preguntas (cada alumno tenía una papeleta con una de ellas):

¿Quién era?
¿Dónde estaba?
¿Qué hacía?
¿Qué dijo?
¿Qué dijo la gente?
¿Cómo acabó?
 
Sus respuestas han dado como resultado las siguientes historias:
Érase una vez una niña. Una niña pequeña que estaba metida debajo de su casa. Tenía miedo. Siempre cantaba al llegar a casa, mientras su gato la miraba fijamente. Ella lo adoraba. Dijo que lo estuvo esperando toda la tarde, y aún así no apareció. La gente estaba preocupada por el problema que le sucedió a la familia, que vivía en la montaña.
Años después, acabó triste. Volvió a su casa y cuando llegó, para su sorpresa, su madre había vuelto después de diez años.




 
Crédito de la imagen
Era una persona que quería viajar por todo el mundo, pero no tenía dinero para hacerlo, así que creó una historia imaginando su viaje. Estaba en un lugar muy bonito. Había gente sentada en círculo y cantando canciones. Hablaba con su mejor amiga cuando de repente, sonó el teléfono. Dijo que aquello no le sentaba bien, pero le respondieron que siguiera adelante, que la historia era muy buena y les había gustado mucho. 
Terminó comiendo perdices.
  
 
Para finalizar el día, me sorprendieron con un ejemplar de la revista del instituto en el que nos dedicaban una página a mí y Siete puentes sobre el Sena, con un titular que sonroja. Así que no me queda más que dar las gracias al I.E.S. Sierra de Yeguas, al que espero volver siempre. Y como no, gracias a todos los participantes por sus aportaciones. 

Para cerrar, nada mejor que recuperar el lema de una de las fotografías:

 La imaginación es poderosa 
(aprovechemos, pues, su poder)