martes, 29 de abril de 2014

"Siete puentes sobre el Sena" en El Mirador

El Mirador es el blog de José Antonio López Rastoll,  autor de los libros de cuentos El Mirador y Vareando nubes. Pero, para presentarlo, nada mejor que tomar las palabras que ilustran la cabecera de su blog: "Mis amigos dicen que me dedico a vivir del cuento. No he escrito ninguna novela porque me parece un género poco comercial". 

lobo74estepario.blogspot.com

Su blog cuenta ya con cinco años de historias, micros, reseñas... Yo lo conocí gracias a La Nieve y el Halloblogween del pasado año y desde entonces no he dejado de visitarlo. Disfruto con la micronovela por entregas que José Antonio nos va desvelando, El Señor, esperando con cada capítulo el siguiente; leo sus micros y sus reflexiones; sus crónicas. La ironía, el desenfado y la audacia que desprenden sus textos me han mantenido ahí desde aquel día y lo seguirán haciendo, sin duda. Y ha sido precisamente durante uno de estos paseos cuando me he encontrado con la reseña que José Antonio ha escrito sobre Siete puentes sobre el Sena

Recojo aquí parte de sus palabras y os animo a descubrir el resto en El Mirador. No dejéis de visitarlo. 

«No debemos esperar siempre a que algo ocurra»
Esta frase hace referencia a una de las preocupaciones del ser humano actual: la falta de tiempo. Además, es una invitación a luchar por nuestros sueños. Pertenece a Siete puentes sobre el Sena, el debut literario de María José Aguilar, que tiene el mérito de haber ganado el V Certamen de Novela López-Torrijos organizado por editorial Ledoria. [...] 

[...] Al tiempo que Clara desenreda la historia de amor que vivió su abuela en el exilio francés, se reencuentra con sentimientos que creía dormidos en la persona de Étienne, encargado de una editorial artesana de peculiares características: «No se trataba de un negocio creado para ganar dinero, sino para defender sus ideales y alzar libres sus voces, algo que no era demasiado fácil el año de la puesta en marcha de la editorial, en 1948».
            
Es raro que una novela inspire valores como no descuidar a quienes nos importan o cuidar de nuestros ancianos, auténticas bibliotecas de la memoria viva. Además, mantiene la intriga hasta el final sobre por qué Lala y Blas no pudieron ser felices juntos, un rasgo del género detectivesco. Seguir leyendo...

Muchas gracias por tus palabras, José Antonio.

miércoles, 23 de abril de 2014

Un día, todos los días

Celebramos hoy el día del libro. El día de la lectura. El día de la pasión por las palabras. El día en que nos dejamos llevar a mundos imposibles, o tal vez a mundos demasiado posibles, tanto que no lo parecen. Celebramos el día en que nada importa, porque todo está en los libros.

Un día que podía ser cualquiera. Un día que es todos los días. Un día que leemos, no más ni menos que cualquier otro. Pero un día dedicado, al fin y al cabo, a los libros.

Celebremos juntos este día cada día. Dejando que, de vez en cuando, alumbren nuestro camino o ensombrezcan nuestros pasos. Dejando vivir las palabras de otros en nosotros mismos. Dando vida a las vidas que otros pensaron. Que otros imaginaron y nos regalaron.

Celebremos siempre el gran regalo de las letras.

Crédito de la imagen

viernes, 18 de abril de 2014

Gabo

Hoy nos hemos levantado un poco más solos. El máximo exponente del realismo mágico, el narrador universal, el mago de las palabras, el inigualable tejedor de historias, el hipnotizador que nos hace vivir en un cuento... Gabriel García Márquez, Gabo... ha caído en la trampa de la muerte, como él mismo la definía. A sus 87 años nos deja este grandísimo escritor que tanto nos ha hecho disfrutar con sus novelas y cuentos. 

Nos deja el autor, el escritor, el periodista, el guionista, el Nobel de Literatura, pero sobre todo, nos deja la persona. La persona afable que fue, carismático y poseedor de un universo único que quiso compartir con el mundo. Cuántos de nosotros hemos visitado Macondo; hemos sufrido con los amores contrariados; hemos esperado una muerte que ya sabíamos que se había producido; o simplemente, hemos comprobado que la luz es como el agua...
 
Cien años de soledad es la obra más aclamada y repetida en este día, un libro mítico, un libro para leer y releer. Sin embargo, él mismo dijo en una entrevista que ese no era su libro, su libro era El amor en los tiempos del cólera, el libro que iba a quedar, "un libro humano, con los pies sobre la tierra de lo que somos nosotros de verdad". 

"Era inevitable: el olor de las almendras amargas 
le recordaba siempre el destino de los amores contrariados."
El amor en los tiempos del cólera, Gabriel García Márquez.

Yo no sabría con cuál de los dos quedarme. Me quedo con los dos. Y con tantos otros de sus cuentos y novelas. Sí, me quedo con todo. Porque entre sus páginas descubrí que amaba la literatura mucho más de lo que siempre había pensado. Porque he disfrutado, disfrutro y disfrutaré leyendo y releyendo su obra. Porque gracias a él, supe que podía sumergirme en una historia hasta el punto de no desear hacer otra cosa. Porque, tal y como decía, supo hipnotizarme con sus cuentos. Porque, aunque Gabo se haya ido, siempre lo encontraremos en esas páginas de tinta que dejan de serlo para convertirse en historias de vida. Porque siempre quedará su obra. Su gran obra. 

No llores porque se terminó,
sonríe porque sucedió
Gabriel García Márquez

lunes, 7 de abril de 2014

Presentaciones de "Siete puentes sobre el Sena"

Como ya anunciaba en la última entrada, el pasado jueves, 3 de abril, tuvo lugar la presentación de Siete puentes sobre el Sena en Sevilla; y un día después, el viernes 4, en Martín de la Jara. Dos días intensos, llenos de sensaciones positivas.

Con Jesús Muñoz (Editorial Ledoria) en Sevilla.


Con Manuel Sánchez (alcalde de Martín de la Jara) y Jesús Muñoz, en Martín de la Jara.

La primera de ellas vino de la mano del Centro Andaluz de las Letras y se desarrolló en el salón de actos de la Biblioteca Infanta Elena de Sevilla. Ésta iba a ser la primera presentación oficial de Siete puentes sobre el Sena, novela ganadora del V Certamen López-Torrijos y Montalvá, y me encontraba realmente emocionada. Una emoción que me mantuvo extrañamente tranquila. Llegó la hora y Jesús Muñoz, director de Editorial Ledoria, y yo, nos sentamos. Pero estuvimos poco tiempo frente a la mesa, ya que decidimos romper con el protocolo y hacer la presentación de pie. Entre el público pude encontrar algunos rostros conocidos: familiares, amigos, antiguos compañeros de mi etapa como periodista (y sobre todo, amigos), algún ex-alumno que no quiso perdérselo... En fin, un escenario perfecto. Jesús hizo una introducción sobre la editorial, el premio y la novela y a continuación, llegó mi turno. Había llegado el momento de interactuar con los lectores...

Al día siguiente, volví a encontrarme con Jesús Muñoz, esta vez en la Biblioteca Antonio Machado de Martín de la Jara. Decidimos de nuevo hacer la presentación de pie, de manera distendida. En esta ocasión, el alcalde de la localidad, Manuel Sánchez, introdujo el acto; a continuación, Jesús dedicó unas palabras a la novela y, de nuevo, mi turno...

Arriba, durante la presentación en Sevilla. Abajo, en Martín de la Jara.
En ambas presentaciones, tuve la oportunidad de encontrarme de frente con los lectores y poder contarles las motivaciones que me habían llevado a escribir Siete puentes sobre el Sena. Y en ambas presentaciones, tras mi charla, comenzó una interesante ronda de preguntas que me llevaron a profundizar aún más en lo que más me gusta: contar historias. Pude contarles por qué escribí esta novela y qué significa para mí verla publicada. Pude hablarles de Clara, de Lala, de esos siete puentes sobre el Sena y de todos los misterios que se esconden tras ellos. 

Y para terminar, la firma de libros y el encuentro cara a cara con cada uno de los asistentes.

Firma de libros en Sevilla (izquierda) y en Martín de la Jara (derecha).
Dos tarde estupendas que estoy deseando repetir.

¡Muchas gracias a todos y todas por estar ahí!