jueves, 30 de enero de 2014

Luna roja


Luna roja
 
Después de ese encuentro, jamás pudo volver a estar con otra mujer. Ella había labrado en su espalda una luna creciente que, lejos de permanecer estática, cambiaba cada mes pese a la rigidez de su tinta. 

Centrado bajo su cuello, ese astro rodeado de estrellas crecía hasta volverse luna llena, y menguaba después hasta convertirse en un reflejo de su imagen original, ésa que tanto le recordaba a sus amenazantes ojos. Los recordaba clavados en su rostro, paseando sobre su cuerpo y hundiendo su carne hasta casi chocar con sus huesos. ¿Acaso no debía ser eso amor? Nunca había sentido nada igual. La necesidad de sentirla de nuevo era lo único que lo mantenía vivo. Al principio, atravesó océanos y tierra, pero no consiguió encontrarla. Más tarde, decidió esperarla en el lugar donde la había tenido. Pero ya no era capaz de recordar dónde se hallaba, tan sólo que había piedras bajo sus pies. Mientras tanto, la luna de su espalda seguía creciendo y menguando.

Con el tiempo, los cambios de la luna se convirtieron en terribles dolores que magullaban su cuerpo. La luna ya no sólo cambiaba de forma. Al tiempo que su figura mermaba, la luna aumentaba su tamaño. Se volvió una luna oscura sedienta de piel que conquistaba por igual sus piernas y sus brazos. Llegó incluso a acariciarle el rostro y envolvió por completo su torso. Todo él se convirtió en luna, pero lejos de temer la imagen que su cuerpo le devolvía, cada día la amaba más. Amaba su cuerpo entero, su luna, fiel reflejo de aquellos ojos. 

Dejó de buscarla y de desear hallarla. Poco importaba tenerla o no: ella lo había poseído por completo. 

Cuando hallaron su cuerpo sobre la arena, era de un color rojizo. Tan sólo dos círculos negros podían verse en su rostro ensangrentado. En sus párpados cerrados. 

La que ahora contemplaban, era la cara oculta de la luna.


Crédito de la imagen

miércoles, 22 de enero de 2014

La vie en rose

La banda sonora de "Siete puentes sobre el Sena" VIII

La vie en rose, canción insignia de Édith Piaf, no podía faltar en esta banda sonora que no para de crecer. Creo, sin duda, que es perfecta para este momento. Los primeros acordes nos trasladan directamente a París y el sonido inconfundible de la voz de La Môme Piaf nos hace permanecer en esa ciudad mientras contemplamos alguno de esos puentes que atraviesan el Sena. El sonido roto de una grabación antigua (recordemos que el tema es de 1946), trae a nuestra mente una sala decorada con grandes cortinas de un rojo gastado, aterciopelado, sujetadas con borlas doradas; ese diván sobre el que se hunden dos cuerpos; el humo de algún cigarrillo que envuelve la elegante silueta de ese gramófono que se esconde al fondo...


Lo que decía, perfecta. ¿Qué mejor melodia que ésta para presentar el cartel que anuncia que Siete puentes sobre el Sena ya está disponible?

¿Leemos?

Aprovecho para recordar que podéis conseguir esta novela, ganadora del V Certamen López-Torrijos y Montalvá, directamente en la web de Editorial Ledoria, que os la lleva a casa sin gastos de envío; o solicitándola en vuestra librería habitual.

sábado, 18 de enero de 2014

"El perfil de los sueños", de Maribel Romero Soler

Desde mi visita a Almansa tenía pendientes varias lecturas: todas aquellas que me traje de mi viaje, las ganadoras (y finalista) de los certámenes anteriores. Decidí comenzar por el último de los libros galardonados, El perfil de los sueños, de Maribel Romero Soler. Sentía curiosidad por saber cómo eran los libros que habían sido premiados en las anteriores ediciones del Certamen de Novela López Torrijos y Montalvá, y a ello me puse.

El perfil de los sueños, de Maribel Romero Soler

He de decir que me ha sorprendido gratamente, muy gratamente, esta lectura. Amena, por momentos dura, pero siempre envuelta en sueños. Es cierto que en ella se dibuja, de manera tímida, ese perfil travieso que en ocasiones cuesta alcanzar, y llegamos a sentir la impotencia que ello deriva. Sus protagonistas, Amanda y Samuel, saben arrastrarte a sus vidas hasta el punto de sentirlos muy cerca. Y es entonces cuando se hace difícil abandonarlos en las letras aguardando al día siguiente. Sientes la necesidad de volver a ellos, de no dejarlos perdidos en una lectura estática, de continuar hasta el final y saber qué será lo que les deparará el destino. La dureza de la que hablaba se perfila en situaciones cotidianas en las que la magia está muy presente. Quizás sea éste uno de sus mayores aciertos: la delicada mezcla de magia y realidad, de sueños, en la que todo puede llegar a ser posible, aunque en apariencia sea difícil llegar hasta los últimos y el marco inmediato en el que se desarrollan no ayude en absoluto.

Al margen de esto, la prosa de Maribel se muestra limpia y clara. No hay nada en sus letras que sobre y es imposible echar algo en falta. Pero, mejor que nadie, el jurado del IV Certamen de Novela López Torrijos y Montalvá, a quien ya tuve la suerte de conocer, supo plasmar en su decisión el espíritu de El perfil de los sueños y aquello por lo que fue merecedora del galardón:
  • La minuciosa descripción de un mundo, en el que se mueven los personajes de la narración, donde sueño y realidad se confunden adquiriendo un sentido mágico.
  • La profundización psicológica en el carácter de una mujer resignada y soñadora que descubre una realidad en la que puede manifestar sus emociones.
  • La agilidad narrativa con la que se desarrolla el argumento de la novela.
Para todos aquellos que aún no se hayan adentrado en sus páginas, dejo a continuación la sinopsis de esta novela que no desearán pasar por alto:

El perfil de los sueños
   Amanda ha nacido, quizás, en un mundo equivocado, y para huir de una vida que no le satisface se refugia en las estrellas. Su marido, Evaristo, es hosco, intratable, un hombre que no sabe darle el cariño que ella necesita. A pesar de todo, Amanda acepta con resignación su destino y desempeña fielmente el papel de esposa y madre que le corresponde, en un ambiente rural del que escapa cuando puede para dejarse llevar por sus sueños.
     El abuelo también vive con ellos en el hogar familiar, un anciano con una particular filosofía, a veces hilarante, que guarda más de un secreto.
     Cierto día aparece por el pueblo un desconocido, un hombre que se instala en la vivienda ubicada frente a la casa de Amanda, y que se encargará de sustituir a las estrellas en su corazón y en su vida, que la hará redescubrirse y le abrirá los ojos a un mundo que tiene muy cerca y que sin embargo no había visto. Pero, ¿quién es ese hombre? ¿Por qué ha ido a vivir a Viestre?
     Ese hombre es Samuel, y ha tenido la valentía de romper con una vida estable para poder realizar un sueño. Es, en cierto modo, una huida, como la de Amanda, que le deparará múltiples sorpresas y le llevará a conocer el límite de sus fuerzas.

     El perfil de los sueños es una novela llena de magia, en la que las vidas de Amanda y Samuel, tan distintas pero al mismo tiempo tan iguales, se cruzarán en el escenario de un pueblo imaginario, dando lugar a momentos apasionantes, trágicos y muy humanos que cautivarán a los lectores.
 Así que, esta vez como lectora, de nuevo enhorabuena Maribel.

miércoles, 15 de enero de 2014

Booktrailer "Siete puentes sobre el Sena"

Después de mi última publicación, con la novela ya en mis manos, llega el momento de conocer un poco más de ella...

Siete puentes sobre el Sena, novela ganadora del V Certamen López-Torrijos y Montalva

Y qué mejor manera de presentarla que con su booktrailer oficial.



¿Dónde puedes conseguirla?:
- Puedes pedirla directamente a Editorial Ledoria, que te la envía a casa sin gastos de envío.
- O bien puedes solicitarla en tu librería habitual.

viernes, 3 de enero de 2014

Llegó a casa

Ya está aquí. Después de tanto tiempo hablando de ella, por fin llegó a casa. Éste es sin duda el mejor regalo que he recibido nunca en estas fechas. En realidad, es un regalo desde el pasado mes de abril, pero es ahora cuando se ha materializado. Aquí está, mi novela, Siete puentes sobre el Sena, ganadora del V Certamen de Novela López-Torrijos.


¿Qué podría decir de ella? Las palabras faltan. El diseño de la portada, que pasó por varias etapas, me gusta mucho. Las múltiples revisiones y correcciones han dado su fruto... Es la culminación de meses de trabajo que se ven con creces recompensados.

Poco más puedo decir. Os dejo con la sinopsis para ir abriendo boca. A partir de ahora, ya no es mi novela, es de todos los que se adentren en sus páginas. ¡Toda vuestra!

Siete puentes sobre el Sena

Siempre hay que volver, mirar atrás, enfrentarse al pasado para esclarecerlo, para recuperar la memoria. Clara, adormecida en el trajinar cotidiano de supervivencia urbana, había olvidado sus orígenes. Una llamada de teléfono la hará mirar de nuevo hacia atrás. Su abuela, antes de morir, quiere legarle un pasado que “quedó abierto”, que no se hizo presente: “en el desván, en un pequeño armario, en una caja roja”… Dejando de lado las contradicciones entre el ambiente rural abandonado que se le presenta y su mundo actual, Clara se dispone a cumplir la misión legada. Encuentra la caja y se hace consciente de que su vida, hasta ese momento, está siendo sólo un “largo plano secuencia por el que desfilan personas…”.

Una hoja arrancada de un libro con un poema, una postal doblada, una fotografía.

Clara tiene la tentación de conservar y custodiar estos recuerdos, dejando que sean sólo eso, recuerdos. Pero, se le presentan como las piezas de un tangram: exigen orden, búsqueda de sentido. Inesperadamente, Javier, su marido, es su aliado y le marca las primeras pistas para iniciar esta búsqueda. Pistas que llevan a Clara a París.

Un libro, una editorial artesanal; silencio y misterio, “sueños escondidos”.

Un poema, paseos al lado del río Sena, unas postales. Étienne.

El carácter mágico de esta búsqueda por las calles de París, con la presencia permanente del río, favorece la ruptura de los muros del resentimiento y del olvido. El abuelo de Etienne, Antoine, pone texto al pasado-que-quedó-abierto de la abuela de Clara: una hermosa y triste historia de amor desde los puentes del Sena. 

Siete puentes sobre el Sena. Editorial Ledoria.  

jueves, 2 de enero de 2014

La Seine

La banda sonora de "Siete puentes sobre el Sena" VII

La banda sonora de Siete puentes sobre el Sena sigue creciendo también este nuevo año; en esta ocasión con un tema muy acorde con su título, La Seine, de Jacqueline François. Una canción para dejarse llevar, sin comentarios, sin nada que la enturbie, para aislarse de todo y simplemente, disfrutar... 


Y como imagen para acompañarla, qué mejor que ésta: la inspiración, esos siete puentes sobre el Sena que custodiarán por siempre la portada de la novela (por cierto, estoy a la espera de recibirla, así que espero que la próxima actualización esté dedicada por completo a ella).





Car la Seine est une amante
Et Paris dort dans son lit!

La Seine, Jacqueline François