martes, 29 de octubre de 2013

Jugar a imaginar

Jugar a imaginar es lo que nos propone la Gramática de la fantasía de Gianni Rodari. Pensado como un instrumento para enseñar a los niños y niñas a inventar sus propias historias, es igualmente una herramienta válida para fomentar la imaginación de cualquier adulto. A veces tropezamos con una rutina demasiado hostil que nos paraliza y para cuando queremos darnos cuenta, hemos dejado de pensar que lo increíble puede ser creíble (y viceversa). Adentrarnos en las páginas de este libro y jugar, lápiz en mano, a alguna de las dinámicas que nos propone, puede ser el mejor ejercicio creativo para ayudarnos a salir del anquilosamiento en el que a veces nos sumergimos.

Crédito de la imagen
El propio Rodari lo describe como un librito en el que presenta una especie de teoría de lo fantástico, aunque sin pretensiones de serlo. En los preliminares del libro recoge una cita de Novalis (1772-1801) que resume en lo que derivaría después su trabajo: Si tuviésemos una Fantástica, así como tenemos una Lógica, estaría descubierto el arte de inventar. Tal y como apunta Rodari, hermoso. Más adelante nos descubre a Breton y a los superrealistas franceses; habla de sí mismo como un pésimo maestro (aunque no aburrido); de los apuntes que hacía en un cuaderno sobre cómo nacían las historias que contaba a sus alumnos; y de cómo, varios años después, surgiría el librito del que hablamos. Ése del que dice que "no sé bien qué es, en realidad".

Yo he jugado a alguno de sus juegos en clase y he de decir que funcionan. La creatividad fluye cuando proponemos un binomio fantástico, y sorprenden las historias que dos palabras opuestas pueden llegar a engendrar. Quizá sea ésta una de las propuestas más conocidas: dos palabras de universos conceptuales distintos que chocan entre sí. Ahí es donde entra en juego la imaginación, que será la encargada de establecer la relación entre ellas que, de entrada, no existe.

El binomio fantástico puede convertirse en trama fantástica si en lugar de palabras al azar escogemos sintaxis al azar. Se trataría entonces del juego de las papeletas con preguntas y respuestas: se parte de una serie de preguntas que ya configuran acontecimientos en serie (una narración). El ejemplo que nos propone:

¿Quién era?
¿Dónde estaba?
¿Qué hacía?
¿Qué dijo?
¿Qué dijo la gente?
¿Cómo acabó?

Y, puestos a jugar, decidí valerme de las nuevas tecnologías para proponerles el juego a algunos amigos. A través de WhatsApp les fui enviando un mensaje en el que explicaba que estaba haciendo un ejercicio creativo y que necesitaba que me respondiesen a una pregunta. Ninguno sabía para qué ni conocía el resto de las preguntas. Formé en total tres cadenas de preguntas y con ellas han surgido estas tres historias:

Crédito de la imagen
Era una amiga de Laura, natural de Bulgaria, que vino hace ya bastantes años porque conoció a un chico de Santander, con el que acabó casándose por cierto, tanto aquí como en su país de origen. Estaba debajo de una montaña de ropa sucia y arrugada leyendo el periódico. Dijo que no creería nada, que era todo un montaje: la gente afirmaba que el universo se expandía cada día más. 
Finalmente, saltaron chispas y todo se apagó.


Crédito de la imagen

Era una playa increíblemente bonita metida en una maleta. Estaba estudiando estrategias de crecimiento. Se dijo a sí misma que todo estaba en su lugar. Mientras, la gente imaginaba elfos en un bosque con árboles gigantes.
Acabó en la acera..., mojada y sin un sitio a dónde ir.


Crédito de la imagen

Era un técnico de Endesa y estaba en la hoguera. Acababa de llegar de la peña y veía la tele. Pensó que tenía menos vocabulario que la cartilla de Micho. La gente mientras tanto gritaba: "¡Qué se acabe el hambre en el mundo!"
Acabó de cervecitas con los amigos en una terraza. 


 

Un sinsentido o el germen de una historia (¿quién sabe?).


¡Muchísimas gracias a tod@s por participar!

7 comentarios:

  1. Gracias por compartir con nosotros esa gran faceta creativa que fluye y fluye....
    Elisabet

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eli, gracias a vosotros por vuestras respuestas. Sin ellas, no habría juego...

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Muy buena la del técnico de Endesa! No sabía que era para montar historias, si no me habría estirao una mihita, jeje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro que te guste! En eso consistía precisamente. Si sabíais de qué iba, perdía la magia. Pero ha quedado realmente bien esa playa metida "en una maleta", ¿no crees?

      Eliminar
  3. Me encanta el resultado. Es curioso, pero dentro del sinsentido de frases encontradas cada historia parece adquirir su propio sentido ... De no saber nada pensaría que estas historias salieron de la pluma de algún genio que dedicó horas a la trama, hasta conseguir la perfecta comunión de ideas. De algún modo, podemos decir que así fue, ¿no? Gracias a ti por hacernos partícipes (anunque sin saberlo), con las respuestas que dan vida a estas tres historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo que Anónimo?
      41658....
      ¿Este blog no me ha reconocido o qué pasa?

      Eliminar
    2. Gracias a ti, 41658. Quién sabe,puede que estas tres historias sean sólo el comienzo de algo... De todos modos, lo mejor ha sido el proceso creativo: cómo han ido surgiendo las respuestas y cómo han ido uniéndose formando un todo.
      Los dueños de las respuestas son los creadores, yo sólo movía los hilos...

      Eliminar