counter for blogspot

martes, 30 de abril de 2013

V Certamen de Novela López-Torrijos y Montalvá

Decidí crear este blog cuando terminé de escribir una novela que me había absorbido durante meses: Siete puentes sobre el Sena. Cuando fui a guardarla en el cajón de palabras olvidadas, encontré algunas que llevaban mucho tiempo en él, y decidí que ya era hora de desempolvarlas y compartirlas. Fue así como empecé a publicar aquí algunos de mis viejos relatos, al tiempo que creaba otros nuevos. Mientras tanto, la novela seguía ahí.

Un buen día, encontré un certamen literario del que leí cosas muy positivas. Un certamen serio, de amantes de la lectura, y pensé: ¿por qué no? Y envíe mi novela. El certamen en cuestión era el V Certamen de Novela Correduría de Seguros López-Torrijos y Montalvá. Esto fue en enero, así que cuando el pasado viernes sonó el teléfono no podía creer que realmente fuese cierto. Mi novela, Siete puentes sobre el Sena, había sido elegida como la ganadora de esta edición. Creo que no fui capaz de articular algo con sentido, pero sí que recuerdo la amabilidad e ilusión con la que me comunicaron la noticia.

Desde entonces, cada día me despierto intentando asimilar la noticia. Ayer fue oficial y recibí el fallo del jurado. Sin duda, no puedo más que agradecer las palabras que dedican a mi novela, porque hacen que sea mucho más especial.

Y el sueño continúa: la publicación de la novela por parte de la Editorial Ledoria.

¿Qué más se puede pedir?


martes, 23 de abril de 2013

Día del libro

En ocasiones, la ironía suele ser una de las características principales de los microrrelatos. Y el título suele ser tan importante que, sin él, a veces la comprensión resulta imposible. 
Pues bien, aquí dejo un nuevo microrrelato que, como las películas de sobremesa, bien podía estar basado en hechos reales. 

23 de abril
Mientras se acercaba hasta su bicicleta vio que, de nuevo, habían dejado algo en la canastilla.
- ¡La gente no respeta nada! ¡Es una bici, coño, no una papelera! - mascullaba para sí.
Cuando estuvo junto a ella, comprobó que, en esta ocasión, se trataba de un libro.
- ¡La gente no respeta nada! - repitió al deshacerse de él.

Nada más, hoy es uno de esos días fugaces que hay que aprovechar...

Crédito de la imagen

lunes, 22 de abril de 2013

Un micro...

Un pequeño micro (valga la redundancia) para uno de esos días que no dan mucho más de sí...

Tímidos anónimos.
No sabía su nombre. Y nunca se atrevió a preguntárselo.
 

miércoles, 10 de abril de 2013

El relato de una mirada (en invierno)

De nuevo buceando entre las inquietas aguas de recuerdos y escritos me he topado con algo que no recordaba del todo: el germen de lo que vino a ser después El relato de una mirada, mi primer intento de escritura extensa. No había olvidado que lo había basado en algo que apenas ocupaba una páginas, y tampoco que después tuve que extender un poco su título porque ya no podía llamarse así. Sin embargo, comprobar la simetría entre las historias (la misma, al fin y al cabo) me ha hecho reflexionar sobre la esencia misma de las cosas. Cuando escribimos adornamos con palabras cualquier hecho, a pesar de la insignificancia misma que pueda arrastrar con él. No importa en sí la valía de lo que narramos sino el acto mismo de narrar, lo que puede llevarnos a caer en profundos pozos llenos de desechos literarios. Crear metáforas puede ser algo muy bello, pero también algo insustancial, incluso insultante cuando son puestas en manos de quienes no cuentan con la suficiente habilidad para manejarlas. La escritura debe ser algo así como un juego sutil, delicado, con el lenguaje, pero eso no significa que lo retorcido prime sobre cualquier cosa. Hay, sin duda alguna, tremendos maestros que hacen que la lectura de cualquiera de sus páginas sea un deleite en sí mismo que nos hace olvidar qué es lo que nos está contando, porque poco importa. Nos quedamos sólo con la belleza, l'art pour l'art...

Es por ello que dejo aquí ese germen breve de lo que después fue algo más extenso: El relato de una mirada (en invierno). En menos palabras, con menor profundización en los personajes, aunque con una ubicación clara desde el comienzo.

Crédito de la imagen
Valga todo esto como autocrítica.

miércoles, 3 de abril de 2013

Modestia

Modestia
- No quiero desplegar mis encantos -dijo mientras volvía a ponerse las medias.
Él la miró desde la cama en silencio, aún desnudo.
- Podrías volver a enamorarte de mí...


Crédito de la imagen

Un breve momento de lucidez creativa.
En fin...